Publicidad

Publicidad

Escucha Radio Lobo 96.7 fm aquí!!

Lilia Prado se dio el lujo de rechazar Hollywood.

Y es que haber incursionado con grandes figuras de la época de Oro  del Cine Mexicano como Luis Buñuel y Pedro Infante le dieron  a Lilia Prado la plenitud como actriz, al grado de no desear el trabajar en otros lugares tales como Europa y la meca del cine Hollywood.

Nacida un  30 de marzo en Sahuayo Michoacán, desde temprana edad incursionó en el mundo de la farándula con papeles secundarios en cine, su debut lo hizo en 1947 con la cinta La barca de oro junto a Pedro Infante y René Cardona, también actuó en Ángel o demonio con María Antonieta Pons y en Confidencias de un ruletero al lado de Resortes en 1949.

Con el cineasta Luis Buñuel trabajó en tres cintas, Subida al cielo (1952), Abismos de Pasión (1953) y La ilusión viaja en tranvía (1953), considerada una de las mejores películas del cine mexicano.

En entrevista con El Universal Lilia Prado comentó que por flojera de aprender inglés,se dio el lujo de rechazar propuestas en Europa y Estados Unidos para trabajar en cine.

“No me arrepiento, pero la verdad me daba mucha flojera estudiar inglés para irme a trabajar. En Estados Unidos la MGM me ofreció un buen trabajo pero tenía que saber inglés y dije no, igual en Europa, ahí sí los dejé plantados en el aeropuerto porque nunca llegué”.

“Pero no puedo quejarme me fue muy bien en mi país y logré cosas materiales y espirituales muy gratificantes con mi carrera”, aseveró.

En el 2000 se le rindió un reconocimiento en la Cineteca Nacional, junto con “Resortes”; Prado murió en la Ciudad de México el 22 de marzo de 2006.

Puede que también le interese...

Los Comentarios Están Cerrados..